Notas para tertulia La Ciudad y los Perros




Con todo el lío político no me ha dado tiempo a terminar La Ciudad y los Perros y tenemos reunión literaria en el Ateneo de Fuengirola a las 19 horas (Biblioteca de Fuengirola por si alguien se anima).

Aunque lo había leído recientemente por segunda vez (la primera lo dejé en la página 70 o así pues cambia tiempos y personajes al principio y necesita de su madurez lectora y paciencia) me acordaba de poco. Creo que es un libro que si vez primero la película te ayudará, aunque claro, ya harás una ampliación de la película y no tu propia película. No obstante esta es una maravilla



Vargas Llosa terminó de escribir “La ciudad y los perros” en París, en 1961, después de tres años intensos de escritura y reescritura. El autor envió su manuscrito a diversas editoriales, pero todas las rechazaron. Pequeña editorial Seix Barral, dirigida por el audaz Carlos Barral, quien lograría evadir la censura del gobierno Franco.- No toleraron que un coronel tuviera un “vientre de ballena”, porque a su juicio ridiculizaba a la institución, pero sí aceptaron “vientre de cetáceo”. Además se escandalizaron porque Vargas Llosa escribió que el capellán del colegio merodeaba burdeles, pero sí aceptaron que el autor lo cambie por “prostíbulo”.

En 1964, el fundador del Colegio Militar Leoncio Prado, general José del Carmen Marín, anunció que enjuiciaría a Mario Vargas Llosa, a quien calificó de “comunista” y “morboso” La furia desatada en el Ejército por la novela conllevó a un supuesto acto que hasta hoy es una leyenda urbana: la quema de mil ejemplares de la edición peruana de La ciudad y los perros en el patio del Colegio Militar Leoncio Prado. Este rumor catapultó el éxito de la obra. El Colegio sigue funcionando y Vargas Llosa ha vuelto y lo recuerda ya con el paso de los años con cariño, como nosotros cuando recordamos nuestra mili. Parece que todo lo que conlleva sufrimiento y dolor, pasa el tiempo y uno solo se queda con lo bueno




He sacado estas notas de Internet para la reunión de esta tarde;

“Tiene una eficacia verbal que captura al lector, riqueza de puntos de vista, un magistral manejo de la técnica y junto con ello hay tanta vida y pasión, es un libro lleno de juegos. Eso ha trascendido y, como toda obra que se convierte en un clásico, se puede leerla fuera del Perú sin conocer Lima. Por otro lado, La ciudad y los perros dio la clarinada del 'boom', aunque algunos autores importantes ya habían publicado: Carlos Fuentes, Julio Cortázar, etc. Pero el libro de Vargas Llosa se convirtió en un fenómeno trasantlántico, la premiaron en España, ningún autor hispanoamericano había conseguido ese mérito. 

Para Carlos Fuentes esta novela representa un quiebre. Dice que antes los escritores latinoamericanos eran una suerte de exploradores de la geografía. Le daban más importancia al campo que la ciudad, a las costumbres y folclore. Mucho antes, escritores argentinos como Roberto Arlt, Eduardo Mallea o el uruguayo Juan Carlos Onetti tenían una línea urbana, abordaban la problemática humana con influencias del norteamericano William Faulkner y del existencialismo. 

Vargas Llosa tiene un gran apego por gente obsesiva que asume algo metódicamente. Gamboa intenta investigar el crimen y no se deja asustar como El poeta, porque él cree firmemente en los valores del Ejército y le parece terrible que haya una impostura, piensa que se deben sanear las Fuerzas Armadas. Es bien iluso, porque en el Perú quien está a favor de la ley es el transgresor. Lo común es que no se cumpla la ley.

¿Vargas Llosa es un escritor de ficciones que crea la ilusión de la realidad? Es el realismo, la corriente que juega a ser real, no conservando en forma exacta los hechos fácticos, pero en profundidad dice lo real. Se cree que la imaginación es más poderosa que la documentación."

También transcribo un artículo con el autor:

 “Comencé a escribir La ciudad y los perros en el otoño de 1958, en Madrid, en una taberna de la calle Menéndez y Pelayo llamada El Jute, y la terminé en el invierno de 1961, en una buhardilla de París (…)”“En la novela avanzo y me retuerzo. Me cuesta mucho trabajo… Me paso horas enteras corrigiendo una página o tratando de cerrar un diálogo y de pronto me lanzo a escribir sin parar una docena de páginas. No tengo la menor idea acerca de cómo está saliendo, pero me siento embriagado. Escribir es lo único realmente apasionante que existe” Descubrir estas palabras resultó vital para mí. El fracaso, la mediocridad, la aceptación o la consagración han de cimentarse necesariamente en la misma raíz: el esfuerzo, el sacrificio y la constancia. La abnegada dedicación del escritor que en su elegida soledad se desespera por la coma innecesaria, la palabra adecuada y la expresión perfecta.

Espero que estas breves notas de madrugada post-electoral sirvan de estímulo para que algún amigo se anime a leer el libro o al menos ver la película. Es gratis en Youtube y yo la vi ayer en el móvil.




No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com