Universo Cervantino del Sr Trapiello



Estos días anda el señor Trapiello promocionando su Quijote contemporáneo, al que no he tenido acceso por estar agotado en Teseo, la librería de Fuengirola.

No obstante, tenía la segunda parte de la continuación que hizo Trapiello del Quijote pendiente, y la estoy disfrutando de una manera especial, ya que este fin de semana me leí la biografía de Cervantes hecha por el mismo autor y de donde salen muchas de las páginas. 





Por tanto estoy predispuesto a leer el Quijote contemporáneo con inicial indulgencia, habiendo escuchado en la radio como argumento de su composición que era necesario hacer un Quijote que no necesitara de citas, como no lo necesitan los Quijotes traducidos Alegaba que entendía ahora a Borges cuando decía que prefería leer la obra en inglés

"At a certain village in La Mancha, which I shall not name, there lived not long ago one of those old-fashioned gentlemen who are never whithout a lance upon a rack, an old target, a lean horse, and a greyhound."

Por tanto, y como quiera que por claro que esté en inglés no domino como Borges tanto vocabulario, animo a leer este verano la "traducción" del Quijote al español cotidiano sin prejuicios, y para los que duden de la pluma de Trapiello y de como ha asimilado el estilo cervantino tras tantos años de estudio, os dejo un texto de El final de Sancho Panza que leí ayer con bastante admiración. Son los consejos quijotescos que hace Sancho a su burro cuando lo tiene que vender para embarcar a las Indias:


Mira de ser prudente, y vivirás largos años. No des coces contra el aguijón, que llevarás las de perder, siendo bestia; muy al contrario, muéstrate solícito y risueño, que todos somos más sensibles al halago que a la crítica, y a quien hubieres menester, hazle placer. Sufre con paciencia las impertinencias de tu amo, los ladros de los perros y las burlas del necio, que la paciencia te hará 207 más sabio, pues se ha dicho que las dos virtudes del asno son paciencia y trabajo, y oye manso y habrás descanso. Que no se diga de ti que eres terco, perezoso o colérico, sino dócil, diligente y reposado en el comer y en los rebuznos, y lleva estos tasados, que siempre dan fastidio. Muéstrate noble, que ninguna otra virtud adorna tanto a una bestia como esta de la nobleza, y honra más el buen talento que el buen nacimiento, y mejor es que por ti valgas, que por tu casta. Acude con prontitud a las llamadas que te haga tu amo, y déjate montar por los más chicos, aunque no los conozcas, pues ello te dará fama de discreto y bueno, y, teniéndola, nadie te dará un palo, como nunca te los di yo. Y la fama, verás, hermano, se pregona a sí misma, y aun antes de llegar a lugar nuevo, ya sabrán todos que eres bueno y discreto, y querrán tu compañía, pues ningún hombre hay, como no sea empecinado y cruel, que viéndote razonable, no se compadezca de tu suerte de asno y no te regale. Estate atento siempre a cuanto se dice cerca, pues de escuchar se aprende más que del hablar o rebuznar, que se ha dicho que por la boca muere el pez y lo que el rebuzno habla con palos lo paga. No rebuznes de más, como te he dicho, que perderás la estima que te tengan, ni levantes la cabeza con soberbia, ni la muevas altanero, pero tampoco la bajes para humillarte, busca el justo medio en todo, que en el medio está la virtud. Sé frugal y come pausado, que en esto está el secreto de una vida larga y, con los de tu estado, no entres en murmuraciones ni en envidias, que son cosas ambas que no traen nunca beneficio ni contento a quien las hace, que el orín se come el hierro y la envidia al mal sujeto. Ni roznes mientras comas, sino hazlo con policía, ni des corcovos. Da gracias al cielo de la suerte que te ha deparado, que después de la vida que llevaste en la escudería andante, no es mal oficio ser burro cómico, pues andarás leguas, que es el mejor empleo, y conocerás lugares y gentes que te enseñen más que el trabajo 208 de noria y atahona. No maldigas nunca tu suerte, porque la queja trae descrédito, y piensa que siempre pudo ser peor. No seas lascivo ni rijoso, que ese es el pie del que cojeas, y menos con aquellas bestias extrañas o del cercado ajeno, o muy superiores a ti en linaje y estado, que no todos habrán de ser comprensivos con tales gollerías, y mantente en los márgenes de la honestidad, que tanto y bien dice de todo el mundo. Que no se diga que te alteran fríos, calores ni pasiones, y cuida de Rocinante, pues la caridad engrandece siempre, y más a quien la usa con aquel que es viejo y va a menos. Como el público de comedias tiende a bárbaro y cree lícito todo esparcimiento por el medio real que les llevan los comediantes, viendo a Rocinante hecho un adefesio, se mofarán de él y lo llenarán de vituperios y lindezas como no dicen dueñas. No dejes que el escarnio triunfe, y recuerda que nunca consintió su dueño verse motejado de loco ni tratado de necio el tuyo, y si fuese necesario defender a tu amigo Rocinante a coces, hazlo, porque defendiéndole a él, defenderás el nombre de don Quijote y su divisa, que fue defender al débil del atropello de los tiranos, y piensa que al defender, a nadie ofendes, sino que te honras a ti y a los tuyos. Contén, pues, tu cólera, pero piensa que es preferible morir colérico que vivir escarnecido y sufrir burlas. Ni te des a las melancolías ni te dejes avasallar del necio, que el burro no es tan bestia como piensa el que lo piensa. Si sigues estas razones que te encarezco, habrás de ser un asno del que se hablará en los siglos venideros como dechado asnal, y recordarán acaso junto al tuyo mi nombre, como primero en enseñarte las cuatro letras que ha de saber toda bestia bien nacida, y sólo siento no ser yo tu bachiller, como lo fue el bachiller conmigo, y enseñarte ahora a leer y escribir, que si yo aprendí, tú con más comodidad lo harías, que cosas más extrañas hemos visto ya en nuestras vidas.






1 comentario:

Keguguran dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com