Buenos días Paris y arriba esos Cronopios



Ante la barbarie de este fin de semana, hay que volver a la normalidad. Se habla hasta de Guerra Mundial desde las voces más exageradas, y muchos hasta disfrutan con estos términos pero Europa no deja de ser un lugar privilegiado del que hemos de disfrutar. Desde luego, tenemos que empezar a ser un poco menos ingenuos. Entiendo también que los jóvenes de hoy deberían tener un periodo de instrucción obligatoria (si, la antigua mili pero moderna, orientada a Protección Civil, Primeros Auxilios, Defensa personal, oficios y también a manejar un arma en casos de extrema urgencia), porque sólo los que la hemos hecho, sabemos que se aprende disciplina, a vestirse, afeitarse y ponerse presentable en 5 minutos, a la tolerancia de aguantar a otros que no nos gustan a nuestro alrededor, a salir de esa comodidad virtual y como no a ser un poco pillo, y no destacar e incluso a escaquearse en determinados momentos. 

Pero este no es el objetivo de la entrada de hoy. Soy de los que creen que no se pueden tomar medidas en momentos como este. Hay que debatirlas y dejarlas reposar. Y hemos de volver a nuestro trabajo, y también a nuestro ocio, porque si hay algo que esta sociedad del Siglo XXI es maravillosa, es que tenemos horas para desarrollarnos y no sólo de pan y futbol vive el hombre.

Este miercoles a las 20 horas Sevilla dare una Conferencia sobre los Cronopios de Cortazar en la Redvuelta. 


No os voy a adelantar demasiado pero voy a desarrollar el concepto de Cronopios. Aquí Cortázar no suelta ni prenda sobre la definición, y es una arrogancia pero creo que he dado con ella. Probablemente ya estaba descubierta pero no la he encontrado ni en biografías ni en video alguno. 


El concepto viene desde una mirada de introspectiva del autor, y si creo que se algo es porque me he identificado con él y este libro me ha ayudado a liberarme de ciertas excusas que nos ponemos. La clave está en uno de los cuentos, titulado "Educación de Príncipe", y os dejo lo más importante, Cronopios viene del Dios "Cronos" que se come a sus hijos y del libro que cambió la literatura de Julio, "Opio" de Cocteau...

Nos vemos el miércoles...en el Paris español, Sevilla.

No hay comentarios:

Derechos reservados

Safe Creative #0806170073499

Bitácoras

Bitacoras.com